Las 4 P del Marketing

Las 4 P del Marketing
25.10.18 escrito por Antonio Jesús Cañizares León

Desde que se comenzaran a utilizar las primeras acciones de marketing, en tiempos remotos, esta disciplina basada en estrategias y estudios para mejorar la comercialización de productos y/o servicios, ha ido reinventándose para adaptarse a los nuevos tiempos. En todo el período de mercadeo, a lo largo de la historia, han ido surgiendo técnicas de venta, análisis y planificaciones estratégicas que han producido el desarrollo de conceptos y teorías útiles para la compra, venta y publicidad, y que aún en el período actual resultan básicas; es el caso de las 4 P del marketing.

El Marketing Mix, o lo que es lo mismo, las 4 P del marketing, se entiende como el conjunto de premisas que el profesor universitario de Contabilidad, Edmund Jerome McCarthy, determinó en 1.960 para establecer cuatro elementos inherentes al marketing: producto, precio, distribución “punto de venta” y promoción. (El origen anglosajón de las 4 P del marketing determina que son: product, price, place, promotion).

Estas cuatro variables clave han servido a lo largo de los años para diseñar técnicas de mercado, en base a la definición de una serie de conceptos que no pueden pasar desapercibidos a la hora de que las marcas puedan obtener resultados óptimos. Las 4 P del marketing, por tanto, se definen de la siguiente manera:

PRODUCTO

El producto es concebido como el bien, servicio o idea que se ofrece en un mercado concreto y tiene el fin de satisfacer las necesidades de los/las consumidores/as.

Para trabajar el producto como una de las 4 P del marketing es conveniente basarse en sus beneficios, cubriendo las necesidades de quienes lo requieren, así como en las emociones que desprende en el momento de su adquisición y también durante su uso. Es importante no tomar en cuenta el producto de un modo aislado, pues éste conlleva una serie de valores en el proceso de marketing, que también deben ser apreciados por la clientela, tales como el servicio de atención al cliente o las políticas de garantía.

Por tanto, para que un producto cale entre el público es necesario generar marca en torno a éste, además de desarrollar servicios asociados, promover el valor de su ciclo de vida y eliminar del mercado antiguos productos similares que resulten obsoletos, para potenciar el nuevo.

PRECIO

Para determinar el precio de un producto o servicio, como otra de las 4 P del marketing, es imprescindible estimar el valor monetario de éste, sumado al tiempo que se emplea para su adquisición y a las posibles molestias generadas hasta realizar su compra.

Así mismo, más allá del valor monetario, una vez se descifra qué valor de calidad y/o emocional tiene el producto o servicio para el público, debe analizarse si existen precios estándar para otros productos o servicios de la misma área y si, bajando el precio de éste, sería posible aventajar el producto o servicio en el sector, frente a la competencia. De este modo, en base a factores como la demanda, límites de aplicación de precio, precios de la competencia y repercusión de modificaciones, se procede a trabajar sobre el margen de beneficio y descuentos, así como sobre la fijación de precios, tanto a un solo producto como a una determinada línea.

DISTRIBUCIÓN

El punto de venta es el lugar donde el público busca el producto o servicio, por lo que conviene establecer con precisión en qué tipo de comercio o tienda (ya sea física o virtual) va a comercializarse, determinando los canales de distribución más adecuados.

Adaptarse a los cambios del mercado y controlarlo, es un aspecto esencial a tener en cuenta en los canales de distribución, además de valorar el coste de distribución por según qué vías y puntos de venta, para seleccionar los canales y puntos de venta más idóneos.

Dentro de las 4 P del marketing, la distribución estudia las técnicas de estimulación de compra, como es el caso del merchandising, además de factores como la logística y la comercialización directa.

PROMOCIÓN

Valorar qué medios son los más adecuados para dar a conocer el producto o servicio al público objetivo, así como el mejor momento para promocionarlo, la forma en que realizan sus acciones de promoción desde la competencia y la rentabilidad de las propias acciones, son los puntos a tener en cuenta en otra de las 4 P del marketing; la promoción.

Las características del producto o servicio, además del mercado al que dirigirse y la competencia, serán la clave para determinar cuáles son las estrategias de comunicación más adecuadas, entre las que se encuentra el marketing directo, la publicidad y la promoción de ventas mediante acciones de captación.

Relación entre las 4 P del Marketing

Las 4 P del marketing están íntimamente ligadas, pues de cada variable pueden extraerse conclusiones y características que recaen unas sobre otras. No es posible, por ejemplo, determinar el precio de un producto sin tener en cuenta el beneficio que éste genera al/la consumidor/a, ni establecer puntos de distribución sin analizar previamente dónde y cómo se mueve el público objetivo ni sin haber aprobado unas estrategias de promoción concretas.

Cualquiera de las 4 P del marketing deben tener en cuenta a las tres restantes, para promover las acciones más oportunas que permitan obtener beneficio a corto, medio y largo plazo.

Evolución del Marketing a lo largo de los años

Aunque a través de los siglos el marketing ha ido mejorando, amoldándose a las circunstancias, herramientas y necesidades de cada era, el concepto de las 4 P del marketing no queda obsoleto, pues se trata de cuatro factores siempre presentes que, simplemente, deben adaptarse a los nuevos tiempos.

En definitiva, el análisis de los cuatro elementos que plasmó McCarthy, debe procurar que un producto o servicio cumpla con las expectativas esperadas, independientemente de la época, para poder definir las estrategias de marketing más eficaces, tanto en el mercado tradicional como en el mercado digital.

Escrito por

Antonio Jesús Cañizares León