Cómo aplicar el Design Thinking

Cómo aplicar el Design Thinking
06.11.20 escrito por Ignacio Sánchez Mingorance

Para conseguir que el cliente esté contento debe tener un producto o servicio que satisfaga sus necesidades y/o deseos, y qué mejor forma de conseguirlo que poniéndonos en su lugar a través de un método que nos habla de imaginación y empatía: Design Thinking o Pensamiento de Diseño.

 


 1.¿Qué es el Design Thinking?

2.¿Para qué sirve el Design Thinking?

3.¿Cómo hacer Design thinking? o ¿Cómo aplicar el Design thinking?

4.¿Qué necesitamos para realizar el Design Thinking?

5.¿Cuáles son los pasos para realizar el Design Thinking?


 

1.¿Qué es el Design Thinking?

El Design Thinking o “pensamiento de diseño”, consiste en la aplicación de la mentalidad y el enfoque de los diseñadores utilizando diferentes técnicas que cualquiera puede probar. Estos nuevos métodos, tan eficientes para el proceso de creación, son cada vez más habituales dentro de las empresas. Algunas de estas han favorecido la presencia de diseñadores en sus plantillas para que su enfoque estuviera presente en áreas en las que normalmente no. Otras empresas han optado por instruir a sus empleados en estas nuevas técnicas para desarrollar algunas de las cualidades de los diseñadores dentro de su plantilla.

Todos estos esfuerzos para desarrollar la creatividad de los empleados obedecen al objetivo de beneficiar al consumidor. Esto se hace poniendo al consumidor en el centro de las preocupaciones de todo el proceso creativo.

 

2.¿Para qué sirve el Design Thinking?

Aunque el Design Thinking esta originalmente muy ligado al desarrollo del producto, las aplicaciones cada vez han sido más variadas.

Se utiliza para poder definir nuevos modelos de negocio o mejorar los existentes, para cambiar y mejorar la experiencia del usuario, para crear servicios más completos o más eficientes, sacar mejor rendimiento a los recursos materiales y humanos de la empresa … en definitiva, son herramientas que sirven para arreglar muchos tipos de problemas o para construir en situaciones muy diferentes.

Se dice también en los orígenes del Design Thinking que sirve para resolver problemas “retorcidos”. El Design Thinking trata la resolución de problemas poco definidos, que requieren una visión más amplia. Hay que considerar muchos factores para poder resolver lo que a simple vista parece no tener salida. A donde se dirige el concepto de Design Thinking, es a considerar principalmente un factor fundamental, el bienestar del usuario.

 

3.¿Cómo hacer Design thinking? o ¿Cómo aplicar el Design thinking?

Para hacerlo hay que distanciarse en cierto modo del razonamiento lógico inductivo y acercarnos al razonamiento abductivo. Es decir, hay que prestar más atención a la intuición y al instinto, para que nuestro viaje por ideas posibles pero no probadas, nos acabe ofreciendo soluciones firmes a las que no llegaríamos tan rápido por el camino “más lógico”.

Según el filósofo americano Peirce, la “abducción es el primer paso del razonamiento científico”. (Collected papers 7.218), ya que desde el comienzo se van descartando las hipótesis aplicables a un fenómeno. Puedes profundizar más en este artículo.

Aplicando esto a nuestro proceso creativo empresarial, diríamos que la creación de ideas para satisfacer al consumidor debe dar soluciones descabelladas o inconexas en primera instancia, para luego ir afinando hasta llegar al momento de conseguir soluciones consistentes. Para ello hay que sumergirse en pensamientos en los que encontremos incertidumbre, cambios de patrones y nuevas perspectivas.

Cuando todo esto acabe cogiendo la forma de un concepto o prototipo, se pule a través de la innovación para tener el mejor de los resultados. Esto se traduce en un diseño mejor, un servicio mejor, una experiencia del usuario mejor… un resultado mejor.

A continuación podemos observar este proceso de froma gráfica con el “Garabato del pensamiento de diseño” que realizó Damien Newman:

INVESTIGACIÓN(1)

4.¿Qué necesitamos para realizar el Design Thinking?

Análisis.

Hay que concienciarse de la situación para, en primer lugar, identificar el problema a resolver. Después habrá que cuestionar el propio problema a ver si es el verdadero quid de la cuestión o hay problemas que preceden al que centra nuestra atención. O bien si hay diferentes problemas que resolver, o nuevos tipos de cuestionamientos. De esta forma iremos teniendo una mayor conciencia del contexto en el que nos movemos.

Actitud “de diseñador”.

Hay que ser curiosos, fijarse en los detalles, tenemos que estar predispuestos a encontrar información trascendente en cualquier tipo de dato.

De este modo, debemos partir de una posición de empatía para poder comprender al usuario. Esta empatía debe incluir la empatía con el entorno, hay que estar inmersos por completo en aquello que estamos trabajando. Cuando adaptamos la mente al entorno podemos figurarnos realmente lo que siente el usuario, podemos sentir sus necesidades y sus deseos. Así es como nos acercamos más a los problemas que queremos resolver.

Equipo de trabajo.

Y si hablamos de un método que incide en abrir la visión, en cosechar diferentes enfoques y en tener todas las perspectivas posibles, entonces es lógico que el trabajo se lleve a cabo con un equipo. Los miembros deben ser lo más diversos posibles para sumar todas esas perspectivas que queremos. Un equipo aporta mucho más conocimiento y mucha más experiencia.

Técnicas.

Para generar ideas innovaodras, es decir, que nos den resultados diferentes, existen diferentes técnicas creativas tales como el SCAMPER, relaciones frozadas, brainstorming, mapas mentales, los seis sombreros.. Podemos encontrar estas y otras técnicas en este artículo.

 

5.¿Cuáles son los pasos para realizar el Design Thinking?

Se han ido dibujando una serie de pasos que facilitan la visión del significado de Design Thinking.

  1. Empatizar: Es la clave de todo. Entender al usuario para descubrir cuáles son sus necesidades, sus satisfacciones, sus incomodidades… hay que aprender de la audiencia, hay que saber de nuestro clientes.
  2. Definir: Hay que dar forma a una perspectiva que nos clarifique cuáles son las necesidades y los deseos de la audiencia. Hay que poder definir el camino por el que vamos a satisfacer al cliente.
  3. Idear: Que se generen muchas ideas para poder sacar soluciones creativas. Desprenderse de los patrones y métodos habituales para centrarnos en lo que hemos aprendido del cliente.
  4. Prototipar: Para que se pueda analizar con precisión lo que estemos creando es necesario crear una o varias representaciones con el fin de exponerla ante los diferentes evaluadores.
  5. Evaluar o testear. Cuando la idea ha llegado a su mayor exponente y el prototipo esta terminado es evaluado por todo el equipo y sometido a diferentes pruebas y posibles situaciones adversas.

fases design thinking

Escrito por

Ignacio Sánchez Mingorance